martes, 1 de diciembre de 2009

De Montilla



Continuando con los vinos del sur de la provincia de Córdoba, habiendo hablado de su viticultura, de los suelos de la comarca, del clima y las principales variedades de uva así como de los diferentes tipos de envejecimiento, hoy comentaremos los estilos de vinos de la denominación. Un apartado importante lo ocupan los blancos jóvenes, sin crianza, de tonalidades pálidas y muy límpidos, destacando notas frescas en la fase olfativa, elaborados principalmente con Pedro Ximénez y junto a ella variedades como airén, baladí verdejo o moscatel. Los blancos sin envejecimiento, comercializados tradicionalmente como "vinos nuevos de tinaja", con la obligatoriedad de ser etiquetado en la misma campaña en la que se elaboran, con una graduación alcólica mínima de 13 % vol.
Pale dry, vino seco y ligero, de color amarillo pálido con aroma y sabor propios de la crianza biológica bajo velo de flor, con un grado alcohólico mínimo de 14 % vol. El pale cream, siguiendo el proceso de elaboración y envejecimiento del anterior pero con un contenido en azúcar entre 60 y 140 grs/litro.
Uno de los vinos más conocidos de la región son los finos, elaborados según el método de crianza bajo "velo de flor", con aromas salinos a levaduras y almendras amargas o los olorosos, de color caoba oscuro, aromas golosos de fruta pasificada, dulces y grasos en la fase gustativa. Los amontillados, con tonalidades que recuerdan al oro viejo, aromas de frutos secos como avellanas, almendras, nueces y notas dulces en boca con recuerdos a su envejecimiento biológico. Los Pedro Ximénez podríamos clasificarlos como los grandes vinos de la denominación, elaborados a partir de uvas asoleadas (técnica que consiste en exponer al sol los racimos durante varios días, una vez vendimiados, con el fin de deshidratarlos y aumentar la concentración de azúcar en las uvas), el resultado es un vino de tonos marrones oscuros, muy denso, con aromas característicos a pasas, higos pasados, dátiles y tostado, resultando dulces, glicéricos y untuosos en boca.
Sobre gastronomía del sur, resulta imprescindible conocer, además del marisco, el pescaíto frito y el buen jamón, que ya lo damos por hecho; el salmorejo cordobés, el rabo de toro, el potaje de garbanzos y bacalao, el flamenquín de ibéricos, las alcachofas a la montillana, los roscos de anís o la carne de membrillo. ¡Salud!

viernes, 1 de mayo de 2009

COMPARATIVAS PEDRO XIMENEZ


Los más asequibles

Estos vinos pueden encontrarse en el mercado por debajo de los 10 euros y de ellos cabe esperar que no tengan defectos destacados (¡a ningún vino le está permitido tenerlos!) pero tampoco especial complejidad, equilibrio y hondura. Por tener una orientación en la línea de la escala de valoración habitualmente empleada en elmundovino.com, los mejores PX incluidos en esta categoría llegan a alcanzar los 16 puntos mientras que los citados en último lugar frisan los 12.


Al igual que en los apartados posteriores, se mencionan por orden de calidad, comenzando por los vinos más destacados y terminando por los menos conseguidos, siempre según la modesta opinión de quien esto firma. En todos los casos se adjuntan unas breves referencias de cata. Se omite la mención de la DO cuando la mera indicación de la localidad donde se ubica la bodega parece suficiente. Los precios son orientativos y suelen coincidir con el que se pagó en cada caso por la botella catada. Casi todos ellos tienen una buena o excelente relación calidad/precio, lo que afirmo sin duda en el caso de los ocho o nueve que encabezan la lista.

- PX 1827, Osborne (El Puerto de Sta. María, DO Jerez-Manzanilla de Sanlúcar): Levemente empalagoso, pero directo y potente. Intenso, pastoso, larguísimo. Notas de pasas bien envueltas en tostados de vejez. 7.5 €.

- PX Oxford 1870, Dios Baco (Jerez): Negro profundo, breve ribete ocre. Buena acidez, yodado, piel de naranja, tostados. Largo y fino, es un vino armónico. 8 €.

- PX El Maestro Sierra (Jerez): Caoba claro, fino ribete verdoso. Torrefactos, café, cacao, muy dulce y complejo, dátiles, castaña glaseada. Largo. 8 €.

- PX Los Búhos, Wisdom & Warter (Jerez): Negro y denso, ribete en dos capas: castaño y verde vivo. Nariz punzante requemada y de café concentrado, con aceitunas negras muy presentes. Dulzor contenido y un punto de acidez en boca, cítrico, fruta tropical. Muy personal. Posiblemente, la mejor RCP del mercado. 4 €.

- PX RT, Real Tesoro (Jerez): Nariz expresiva con un punto de alcohol, más notorios apuntes de higos maduros, dátiles, algo de ebanistería. En boca, dulce pero no empalagoso, sabroso, con final limpio y sin que el alcohol se deje notar. Muy largo. 5 €.

- PX Tres Pasas, Navisa – Cobos (Montilla): Nariz con agradables tostados y alguna nota acetónica. Muy vivo y denso en boca, con el alcohol integrado y largo final de dátiles secos y castañas pilongas. 6 €.

- PX Selección Reserva, Crismona (Doña Mencía, DO Montilla-Moriles): Nariz de intensidad media-baja, salina y yodada. Acidez correcta, dulzor moderado, castañas glaseadas. Diferente. 7 €.

- PX Napoleón, Hidalgo-La Gitana (Sanlúcar de Barrameda): Castaño, más claro que la media. Aromas y sabores intensos de pasas y tostados viejos, castañas glaseadas y fruta escarchada. Largo. Mejor en boca. 7 €.

- PX Gran Barquero, Pérez Barquero (Montilla): Cacao, granos de café, piel de batatas asadas. Muy dulce en boca, en el borde de lo empalagoso. 7 €.

- PX El Candado, Valdespino (Jerez): Muy dulce, con un puntillo de café y mucha uva pasa. Largo. Apuntes alcohólicos en nariz. 8.5 €.

- PX Duquesa, Sánchez Romate (Jerez): Nariz dulce y alcohólica, cálida (caramelillo), no muy profunda. En boca, buena acidez, exceso de dulzor, sencillo. 9 €.

- PX Reserva de Familia, López Hermanos (Málaga): Nariz fragante de licor de café y ciruelas pasas que en boca repite y también se transforma en un característico retronasal de flores y dátiles maduros. 8 €.

- PX Gutiérrez Colosía (El Puerto de Sta. María, DO Jerez-Manzanilla de Sanlúcar): Aromas limpios de vino pasificado con algo de café tostado y un puntito de alcohol. Cortillo de acidez, sólo en parte compensada por la profundidad de los sabores tostados. 8 €.

- PX Dos Pasas, Navisa – Cobos (Montilla): Agradable nariz de heno y castañas pilongas. Repite en retronasal, con una entrada dulce en boca que se ve atenuada por la acidez, aunque el conjunto resulta algo desequilibrado. 6 €.

- PX 1927, Alvear (Montilla): Color y densidad de PX prototípico: castaño oscuro con lágrima yodada. Algo limitado en nariz, en boca un punto de acidez le confiere frescor y compensa en parte la falta de complejidad. 7 €.

- PX de Añada 2000, Alvear (Montilla): Color ámbar subido, muy denso. Nariz un punto alcohólica de aromas pasificados, garrapiñada, fruta escarchada. Dulce y pastoso en boca, con un puntillo de acidez que equilibra del todo. Se diría un caramelo de guirlache. 5 €. 50 cl.

- PX Don PX 2001, Toro Albalá (Aguilar de la Frontera, DO Montilla-Moriles): Ámbar subido. Nariz farmacéutica, algo empalagoso, notas de dátiles en el final, con una persistencia notable (lo mejor) de fruta pasificada. 7 €.

- PX Gracia, Gracia Hermanos (Montilla): Nariz de intensidad media con notoria presencia de frutos secos tostados, con un punto de ranciedad. Paso de boca bastante dulce y un punto ácido. 5 €.

- PX Delgado (Puente Genil, DO Montilla-Moriles): Nariz poco expresiva, con predominio de notas alcohólicas. En boca se muestra con un dulzor contenido, pero en cambio plano de acidez y algo astringente. 4 €.

- PX Leyenda, M. Gil Luque (Jerez): Ligero, con poco carácter. Mejora algo tras varios días pero aun así sigue apareciendo diluido y con puntas alcohólicas. Persistencia apoyada exclusivamente en el dulzor. 5 €.


Atendiendo a su precio antiguo, en esta categoría debe aparecer un PX extraordinario que ya no existe como tal y cuya marca es actualmente comercializada por A. R. Valdespino:

- PX El Candado, Manuel de Argüeso (Jerez): Muy oscuro y denso. Nariz de aceituna y granos tostados de café (torrefactos intensos y casi amargos), muy seria y profunda. En boca, dulzor fresco y extraordinariamente equilibrado. Larguísimo. 6 € (1998).


La gama media-alta


Vinos cuyo precio oscila entre 10 y 30 €. De ellos se ha de esperar que estén bien elaborados, sean equilibrados, no empalaguen, que los altos niveles de azúcar residual se vean compensados por acidez de concentración, que la vejez haya condensado la materia y ensamblado el complejo de aromas y sabores y que la persistencia sea notoriamente larga. La valoración que, merecen los vinos reseñados a continuación va desde los 18 puntos de los que encabezan la lista hasta los 14. del que la cierra. Obsérvese que la horquilla de precios es muy amplia, de modo que hay por ahí escondidas en la mitad de la lista algunas botellas de más que notable RCP.


- PX Don PX Gran Reserva y Etiqueta Doble 1972, Toro Albalá (Aguilar de la Frontera, DO Montilla-Moriles): Negro profundo con ribete castaño oscuro, lágrima muy densa y yodada. En nariz, café negro, granos de cacao tostado. Fresco y vivo en boca, limitado dulzor, complejo, serio, aceitunado. Cuidado con las precipitaciones: decantar. Extraordinaria RCP. 15 € (agotado, si bien puede encontrarse aún en algunas tiendas y restaurantes).


- PX Antique, Rey Fernando de Castilla (Jerez): Negro con delicado ribete verdoso, denso. Tostados profundos en nariz y retronasal. Suave e intenso paso de boca, a la vez que poderoso final. Destacada RCP 26 €. 50 cl.


- PX La Sacristía, Sánchez Romate (Jerez): Potente, sabroso, con carácter de equilibrada vejez, regaliz negro, café de pucherete, chocolate con leche, tostados profundos y limpios. Muy largo. Destacada RCP 20 €. 50 cl.


- PX Don PX Reserva Marqués de Poley 1946, Toro Albalá (Aguilar de la Frontera, DO Montilla-Moriles): Casi negro. Notas de tostados, dulce de leche, tabaco, batata soasada, acidez de concentración, impresión general de robustez y profundidad, así como de acentuada oxidación. 25 € (serie de unas 200 bot., una rareza difícil de encontrar).


- PX Don Juan, López Hermanos (Málaga): Nariz intensa y compleja, con impresión general de profundidad y una especie de desequilibrio por la oxidación que le da carácter. En boca, notoria acidez, dulzor contenido. Muy largo. 30 €.


- PX Noé, González Byass (Jerez): Negro con ribete castaño oscuro. Lágrima lenta. Aroma intenso de uva pasificada, piel de naranjas, tabaco. Redondo y complejo en boca, justo equilibrio entre dulzor y acidez, explosivo final de tarta Sacher. Alguna botella de lotes más recientes se ha mostrado bastante menos profunda. 30 €


- PX Cardenal Cisneros, Sánchez Romate (Jerez): Nariz medianamente expresiva en la que predomina la pasa, para dar paso a una boca compleja, dulce, profunda, con agradable acidez, tostados concentrados y dátiles. 21 €.


- PX La Cilla, Barbadillo (Sanlúcar de Barrameda, DO Jerez-Manzanilla): Nariz intensa y limpia. En boca, dulzor moderado, correcta acidez y muy buena profundidad (yodado, frutos secos, granos de café, cacao). Muy largo. Excelente RCP. 12 €.


- PX Emilio Hidalgo (Jerez): Buen equilibrio, notas profundas de vejez (pan tostado) sobre todo en nariz, paso de boca con dulzor contenido a pesar del alto grado de azúcar residual, final en el que vuelven los tostados y sube la presencia del azúcar. Destacada RCP. 14 €.


- PX La Cañada, Pérez Barquero (Montilla): Caoba, ribete verde brillante. Nariz inicial de salazón. Típica acidez montillana en boca pero aun así se muestra muy dulce. 22 €.


- PX Murillo, Lustau (Jerez): Nariz bastante joven, en la que destacan notas frutales (carne de membrillo en dulce), pocos torrefactos. Marcada acidez y final en el que aparecen notas de toffee. 30 €.


- PX Don PX Gran Reserva 1975, Toro Albalá (Aguilar de la Frontera, DO Montilla-Moriles): Nariz intensa, con notas de juventud, alcohol presente, dátiles. Por debajo de su predecesor, etiquetado como 1972. 16 €.


- PX Tauromaquia, Gracia Hnos. (Montilla): Nariz medianamente expresiva de uva pasificada y frutos secos muy tostados. En boca se muestra un pelín alcohólico, dátiles pasos. Largo. Muy recomendable oxigenar. 12 €


La gama alta


Precios por encima de los 30 €. Cada uno de ellos ha de ser un gran vino, de los que impresionan y difícilmente se olvidan: muy largo, con profundos torrefactos e impresión general de armonía. No deberían bajar de 16 puntos. En todos los casos probados, esto se confirma. Incluso los primeros de la lista rozan la nota máxima de 20. Pero ¡cuidado! algunos de estos vinos llegan incluso a multiplicar por siete los 30 euros tomados como referencia de partida.


- PX Viejísimo El Maestro Sierra (Jerez): Nariz tostadísima, limpia y profunda. Boca eterna, muy profunda, ácida, maravillosa. Extraordinario con sus 10 grados de alcohol. 80 €.


- PX Viejo Rare Sherry Osborne (El Puerto de Sta. María, DO Jerez-Manzanilla de Sanlúcar): Junto a un paso de boca vivo, de dulzor contenido, explota en una profusión de aromas y sabores intensos y muy persistentes: yodado, incienso, pan tostado, granos de café, cacao, fondo de dátiles. La guinda la pone un final amargoso. 95 €.


- PX Santa Ana 1761, Emilio Hidalgo (Jerez): Negro yodado, más que denso: barniza la copa de caoba oscuro. Poderoso en nariz, notas tremendas de dulce de leche, yodo, tabaco. En boca, gran concentración, dulcísimo, pero también buena acidez, chocolate a la taza, de nuevo dulce de leche en retronasal. 210 €.


- PX Gran Orden, Garvey (Jerez): Granos de cacao y de café, goma quemada, guirlache, intenso, complejo, sabroso, profundo, grande. 40 €.


- PX Venerable, Domecq (Jerez): Tostados reconcentrados, brea, aceitunas negras desecadas, agradablemente dulce, algo de granos de cacao, acidez armónica, con sensación de plenitud y profundidad. 48 €.


- PX Don PX Reserva Marqués de Poley 1945, Toro Albalá (Aguilar de la Frontera, DO Montilla-Moriles): Nariz acetónica, medicamentosa, notablemente oxidada. Potente, semeja un oloroso dulce muy viejo, de dulzor atenuado. 120 €.


- PX 1910, Alvear (Montilla): Muy denso y oscuro, dulcísimo. A mi juicio, a la botella catada le falta un punto (tanto de profundidad como, sobre todo, de viveza en boca) para incorporarse al grupo de los más grandes. 55 €. 50 cl.


- PX Don PX 1963 Etiqueta Doble, Toro Albalá (Aguilar de la Frontera, DO Montilla-Moriles): Castaño oscuro sin llegar al negro de otros PX viejos. Nariz intensa yodada y ácida, de oloroso dulce, notas de piel de naranja, con final potente de café y tostados, algo alcohólico. 38 €.


A los aficionados que quieran iniciarse en el conocimiento de estos apasionantes vinos, el consejo , sin duda hacer el esfuerzo y centrarse en los mejores de ellos, pero sin dejar de probar al mismo tiempo algunos de los más sencillos y asequibles, a fin de tener una perspectiva lo suficientemente amplia, y de estar en situación de apreciarlos con mayor profundidad de campo.


Téngase en cuenta lo antes comentado sobre la buena capacidad de aguante que tienen las botellas de PX una vez abiertas, lo que permite plantearse el disfrutarlas con calma, de un modo más extendido en el tiempo que lo habitual con otros vinos.

sábado, 25 de abril de 2009


Los vinos protegidos por la Denominación de Origen "Montilla-Moriles" se distinguen según las características de la uva, de los mostos y del proceso de elaboración y crianza a que cada uno de ellos es sometido, además de por su contenido alcohólico.

En función del sistema de crianza o envejecimiento:

  Sistema de criaderas y soleras.- En este sistema, se disponen los toneles de forma piramidal, llamándose solera a la fila de toneles situados sobre el suelo, primera criadera a la fila situada sobre la solera, segunda criadera a la situada sobre la primera y, así sucesivamente. Frecuentemente, sólo se llega hasta la tercera criadera. Periódicamente, se extrae vino de la solera, para comercializar. El volumen extraído de la solera se repone con el mismo volumen extraído de la primera criadera, a su vez, este último se repone con equivalente volumen procedente de la segunda criadera y así sucesivamente. En la última criadera se añade el vino recién elaborado. 

 Sistema de añadas.- Sistema donde se confina el vino en vasijas de madera dejándolo evolucionar espontáneamente.

En función del proceso al que se someten:

  Vinos tranquilos de calidad producidos en región determinada (VTCPRD) cuando el grado alcohólico adquirido se alcance de forma natural sin adición de alcohol. 

 Vinos de licor de calidad producidos en región determinada (VLCPRD), cuando el grado alcohólico adquirido sea igual o superior a 15% en volumen, en cuyo proceso de elaboración se adiciona alcohol de origen vínico.

En función del tiempo de envejecimiento y/o crianza:

  Vinos sin envejecimiento. Son vinos VTCPRD o VLCPRD que no se someten a crianza ni envejecimiento en vasijas de madera. 

 Vinos con envejecimiento. Son vinos VTCPRD o VLCPRD que se someten a crianza durante al menos un año en vasijas de madera de capacidad máxima de 1000 Litros. A su vez, entre estos pueden distinguirse los siguientes tipos de vino, de acuerdo con el tipo de crianza o envejecimiento:

Vinos de Crianza Biológica: envejecen exclusivamente bajo velo de flor, en vasijas de roble, mediante el sistema de criaderas y soleras característico de la zona o bien mediante el de añadas. El velo de flor es un proceso biológico consistente en el desarrollo espontáneo de un velo sobre la superficie libre del vino tras la fermentación alcohólica total del mosto, formado por levaduras típicas, el cual confiere al producto determinadas características analíticas y organolépticas específicas.

Vinos de Crianza Oxidativa: envejecen en vasijas de madera, bien mediante el sistema de criaderas y solera o bien mediante el de añadas, con un proceso de envejecimiento oxidativo.

 

 

 

En la Denominación de Origen Montilla Moriles se distinguen además:

  Vino Generoso, vino VTCPRD o VLCPRD elaborado durante toda su crianza bajo velo de flor (crianza biológica) o mediante el sistema de crianza oxidativa durante un periodo mínimo de dos años en vasijas de roble. Su grado alcohólico volumétrico adquirido, no será inferior a 14,5% en volumen. 

 Vino Dulce Natural es el vino VLCPRD obtenido a partir de mosto de uvas frescas o pasificadas al Sol, sin fermentación y “apagado” mediante la adición de alcohol vínico.

 Según las definiciones previas, en la Denominación de Origen Montilla Moriles se describen los siguientes tipos de vinos:

 

Joven  Son vinos pálidos, casi transparentes, brillantes, fructosos a la nariz y secos, o ligeramente dulces, en la boca.

 Blanco Joven

Para su elaboración se utilizan las variedades autorizadas en el Reglamento de la Denominación de Origen, con la variedad principal Pedro Ximénez y junto a ella, otras variedades como Airén, Baladí-Verdejo, Moscatel, etc., descritas en el apartado correspondiente, vendimiadas cuando su contenido en azúcares ronda los 190 gramos por litro.

 La uva se selecciona meticulosamente y se elabora y fermenta con la más avanzada tecnología.

  Su graduación alcohólica adquirida se sitúa entre los 10 y 12% vol.

 

Vino nuevo de tinaja 

Son vinos procedentes de mostos “yema”, secos, pálidos, amarillos verdosos, limpios y brillantes.

 Sin tonos marrones o rosáceos. De aroma fresco, afrutado, agradable aroma característico de la Pedro Ximénez. 

 Con una graduación alcohólica adquirida mínima de 13% vol.

 

Pale Dry 

Vino seco y ligero, de color amarillo pálido a dorado

Con aroma y sabor propios de la crianza biológica bajo velo de flor.

Con un grado alcohólico adquirido mínimo de 13% en volumen

Pale Cream 

Vino de color amarillo pajizo a dorado pálido

Con aroma y sabor propios de la crianza biológica, y un contenido en azúcares reductores entre 60 y 140 gramos por litro.

 Con un grado alcohólico adquirido mínimo de 13% en volumen 

domingo, 19 de abril de 2009

Tipos de Vinos de Montilla Moriles


PEDRO XIMÉNEZ (dulce)

Vino puro almibarado de escogidas uvas "pasas" Pedro Ximénez. Su delicada fluidez evoca en el paladar la impronta vitalizadora del sol andaluz y la sana pastosidad digestiva del mosto. Indispensable en postres, rico elixir para cualquier momento. Alto contenido en azúcar e ingrediente de diversas recetas y de otros vinos como pale cream y medium. Mezclado con fino se llama "Fifty-fifty".
Características

Grado Alcohólico: 9º-16º
Azucares reductores, g/l: superior a 150
Densidad a 20º: superior a 1.100.
Acidez total, exp en sulfúrico, g/l: 2.5-4
Acidez volátil, exp en acético, g/l: 0.15-0.


AMONTILLADO


Vino de color oro viejo encendido, sabor cálido, avellanado cuya sedosidad tenuemente oleaginosa produce el lagrimeo peculiar en la superficie cóncava de la copa. Ideal para aperitivos añejos y compañero e ingrediente sopas y consomés.Rey de los vinos generosos, por su crianza bajo el velo de flor en su comienzo y su envejecimiento oxidativa y prolongado al final de su crianza.

Características



Grado Alcohólico: 16ª-18º .
Azúcares reductores, g/l: 1.30-2.50.
Densidad a 20º: 0.985-0.990.
Acidez total, exp. en sulfúrico, g/l: 2.50-4.
Acidez volátil, exp. en acético, g/l: 0.35-0.70.
pH: 2,7-3,0.




FINO

Vino de color pálido amarillento con algunas tonalidades oliváceas, con agradable deje amargoso y olor primaveral. Adecuado para copeo, aperitivos y mariscos.Mezclado con casera y hielo se le llama "Mongás" y con seven-up se le llama "rebujito".


Características

Grado alcohólico: 14º-15.5º
.Azúcares reductores, g/l:0.750-1.4.
Densidad a 20º: 0.982-0.986.
Acidez total, exp. en sulfúrico, g/l: 2.5-4.0.
Acidez volátil, exp. en acético, g/l: 0.15-0.60.
pH: 3-3.


OLOROSO

Vino de coloración caoba oscuro y mucho cuerpo, solemne aroma que se adentra entre una sensación frondosa de vid, sol y noble madera. De crianza exclusivamente oxidativa, alta graduación alcohólica y sabor aterciopelado. Recomendable en las "entre horas", para recibimientos y despedidas, con aderezo en recetas culinarias, gloria de salsas y de carnes.



Características
Grado Alcohólico:18º-20º .
Azúcares reductores, g/l: 2-4.
Densidad a 20º: 0.989-0.995.
Acidez total, exp. en sulfúrico, g/l:2.5-4.
Acidez volátil, exp. en acético ,g/l: 0.35-0.80.





JOVEN



Vino de color muy pálido, de aroma afrutado y secos o ligeramente dulces (abocados).Hecho con mezclas de las distintas variedades de uva. Excelente para acompañar mariscos y pescados, imprescindible en las mejores mesas.

Características

Grado alcohólico: 10º-12.5º.
Azúcares reductores, g/l: 0,780-1,600.
Densidad a 20º: 0,975-0,985.
Acidez total, exp. en sulfúrico, g/l: 3,5-4,0
Acidez volátil, exp. en acético, g/l: 0,20-0,50.
pH: 2,8-3,3.

domingo, 29 de marzo de 2009

BREVE HISTORIA DEL VINO




El vino se produjo por primera vez durante el neolítico, según los testimonios arqueológicos hallados en los montes Zagros, en la región que hoy ocupan Georgia e Irán; gracias a la presencia de Vitis vinifera sylvestris, y la aparición de la cerámica durante este periodo. La evidencia más antigua de la producción y consumo de vino, es una vasija del año 5400 a. C., hallada en el poblado neolítico de Hajii Firuz Tepe, en los montes Zagros. La vasija contiene un residuo rojizo, presumiblemente vino.


Posteriormente, el consumo de vino se extendió hacia el occidente, llegando a Anatolia y Grecia; y hacia el sur, llegando hasta Egipto, ya célebre en Bahariya durante el Imperio Medio (siglo XX a. C.) La más antigua documentación griega sobre el cuidado de la vid, y la cosecha y prensado de las uvas, es Los trabajos y los días, de Hesíodo, del siglo VIII a. C.


En la antigua Grecia, el vino se bebía mezclado con agua y se conservaba en pellejos de cabra.En Grecia antigua, el vino era tomado con agua (tomarlo sin mezclarlo era mal visto); Teocrito describe a los vinos como venerables cuando cumplían los 4 años de edad. Por aquel entonces era guardado en toneles, recipientes hechos en pieles de cabra y ánforas impermeabilizados con aceites y trapos engrasados; por lo que el aire estaba en contacto con el vino en todo momento.


Los romanos demostraron mejor cuidado y mejor vino a través de los vinos Falernianos de un año de añejamiento introduciendo otros recipientes. Aunque de todas formas no se llego hasta la maduración completa del vino cuando se introdujo la botella con corcho.

Lo primero que cabe destacar es que el vino, a lo largo de la historia, ha estado muy bien considerado por la alta sociedad occidental, siendo testigo imprescindible en cualquier acontecimiento o banquete de importancia y alrededor de él se han firmado los grandes tratados y acontecimientos históricos de occidente.

Ya en Egipto, Grecia y Roma se adoraba a Dioniso o Baco (dios de los viñedos) y la Biblia se refiere al vino en diversos pasajes, entre otros cuando relata la última cena de Jesús, que ofreció una copa de vino a sus discípulos representando su sangre. Sabemos que en China, hace 4.000 años, ya conocían el proceso de fermentación de la uva, y que en Egipto, en el siglo XIV a. C. ya conocían la viticultura. Julio César fue un gran apasionado del vino y lo introdujo por todo el mundo romano.


La viticultura debe su mayor desarrollo a la propagación del cristianismo, por ser el vino necesario para la celebración de la misa. Los monasterios, con sus propios métodos de elaboración y extracción, fueron los precursores de la viticultura y vinicultura, dejando huellas tan claras como los vinos priorato de la palabra prior[9]


El vino conservado en madera no alcanza la madurez hasta pasados los tres años; mantenido mayor tiempo no mejoraba pero podía deteriorarse. Los toneles eran mantenidos hasta 20 años hasta el final del siglo 18, momento en que fueron mejorados; pero el hábito fué abandonado y los connoisseurs encuentran en ello un tema para discusión.




Los romanos plantaron viñedos en todos los lugares en que la uva soporto el clima (Africa del norte, España, Gaul, Inglaterra e Illyria). Los cultivos permanecieron para consumo local, en particular para la Sagrada Comunión, por lo que su cuidado paso a ser preocupación de los eclesiásticos. La reaparición del vino como bebida, y la de famosas bodegas, resulto invariablemente de los esfuerzos de monjes y monarcas distinguidos por su devoción a la iglesia.




La mayoría de los vinos locales eran de baja calidad, especialmente de áreas actualmente consideradas como de alta latitud. El Vin de Suresnes de las afueras de París se transformó en algo fino. En Inglaterra existen registros de Vinos Espumantes de la variedad Welsh que datan del siglo 19 en producido en las afueras de Cardiff


Si bien las plantaciones mas importantes son atribuidas a Carlomagno, no fué hasta el siglo 12 que las grandes plantaciones encontraron lugar y grandes mercados. Debido a las dificultades para transportar mercaderías de la época, la mayoría de los viñedos que subsistieron fueron aquellos que estaban a orillas de ríos importantes. Tal es el caso de los viñedos a orillas del Rhin en Alemania, Garonne y Loire. Otros eran producidos en la zona controlada por Venecia de Grecia donde se producían variedades de Madeira, hacia 1420.


Botellas y corchos


La utilización de botellas y corchos apareció para finales del siglo 17, y se atribuye su creación a Dom Pierre Pérignon de Hautvillers, padre del mercado del Champagne. Otro descubrimiento, al que se llegó, pero por error, fue la obtención de vinos dulces y bouquet, los cuales se producían dejando que las uvas entraran en cierto fermento todavía en los viñedos y parras, en el año 1775 en Rheingau. Esta pourriture noble (podredumbre noble) era causada por la presencia de cierta microdermia especial que hizo posible algunos Sauternes y conocidos algunos vinos de Hungría afectando ciertos toneles.

También durante el siglo 17, fue cuando los productores de Madeira, Jerez y Oporto comenzaron a fortificar sus vinos agregando Brandy durante la elaboración.

La desaparición de muchos viñedos importantes ocurrió después de 1863, cuando accidentalmente se transportó una variedad de piojo denominado Phylloxera que atacó las raices de las plantas. Debido a esto, áreas que alcanzaron los 2.500.000 acres fueron devastadas por la peste, dejando a los productores franceses al borde de la quiebra y a los productores de Madeira y Canarias completamente sin producción. La devastación fue controlada luego de importar plantas resitentes a ese piojo desde California. Los vinos Pre-Phylloxera actualmente son practicamente imposibles de conseguir.